10 COSAS A TENER EN CUENTA PARA PLANEAR UN CAMPAMENTO JUVENIL

AUTOR: Pedro. A. Cucunubo. Director nacional de la Fundacion Anawim, misionero, Docente, conferencista, tallerista para jóvenes.   Comparte nuestras notas. Si eres misionero, o buscas a Dios en los pequeños de talles del mundo , comparte tu experiencia, envia tus escritos y videos y los compartiremos en el blog

10 COSAS A TENER EN CUENTA CUANDO ORGANIZAMOS UN CAMPAMENTO JUVENIL

Nuevamente nos vemos enfrentados en estos días a la tarea de organizar un campamento. Sería fácil pensar que siendo este el campamento número 76  de Anawim, la planeación del mismo es algo sencillo y mecanizado, pero no lo es. De hecho tenemos mucha ventaja y experiencia en la organización logística del evento, transporte, organizar el  menú, las inscripciones y publicidad. Sin embargo la labor que más nos quita tiempo y energía es la organización de las actividades, las oraciones y talleres formativos del campamento, que año tras año deben ser diferentes con nuevas temáticas y recreaciones. Incluso aunque el tema se vuelva a tratar en un campamento, los jóvenes han cambiado en estos 20 años  y el medio también. Así tenemos retos como incluir las nuevas tecnologías en nuestros campamentos, estar al día en las temáticas de interés juvenil, es sus películas y música, y todo sin perder de vista el evangelio.

Pensando en eso reflexiono hoy algunas claves que tenemos en cuenta en la Fundación Anawim para organizar campamentos juveniles.

1.       SEIS MESES ANTES Y SEIS MESES DESPUES. La fundación ha realizado varios campamentos al año durante los últimos 15 años, sin embargo nuestro campamento de líderes principal es en el mes de junio, una vez al año. Normalmente trabajamos durante 4 días, pero nuestro campamento inicia mucho antes y termina mucho después. Antes del campamento desde el mes de enero se realiza el anuncio del nombre del campamento y su temática. Los meses previos al encuentro se realiza una campaña de expectativa por las redes sociales y en cada reunión con jóvenes o asamblea de la fundación. Se les pide a los líderes participantes que inviten amigos, a familiares, a otros líderes.  Se va creando curiosidad por los temas de trabajo y se hace oración por el evento a realizar. Incluso algunas de las actividades del primer semestre tienen como fin prepararnos para el campamento: retiro espiritual sobre el tema, taller de dinámicas recreativas nuevas, visita a grupos parroquiales, material de reflexión en Facebook twitter  y pagina web. Y después del campamento, organizado durante el evento, se realizan actividades específicas con los  asistentes a manera de misión en el mes inmediatamente anterior; se crea una red de colaboración con los grupos y parroquias participantes; se publican paulatinamente las fotos del campamento, y luego videos con las charlas, dinámicas, oraciones del campamento de manera que los jóvenes puedan recordar y profundizar los temas en sus propias comunidades y en las redes sociales.

2.       COMO LOS PRIMEROS CRISTIANOS.  Con el fin de mantener los costos lo más bajos posible, Anawim desde sus inicios organiza la logística del campamento en el trabajo comunitario. Así  labores como el aseo, armada de carpas, lavado de loza, elaboración de los alimentos, se realiza por turnos de manera que todos colaboren aportando trabajo. Pero con el pasar de los primeros campamentos nos dimos cuenta que para los campistas estos momentos de servicio y trabajo comunitario eran de mucha recordación e incluso de mayor aprendizaje que los mismos talleres. Hablan con  frecuencia de aprender el valor del amor, de la caridad, de la amistad, del servicio y de un gran crecimiento espiritual al ayudar a sus compañeros. En este convivir, pese a que los problemas de convivencia estén presentes también, vivimos el valor de comunidad de los primeros cristianos.  Hemos realizado campamentos donde se contrata el servicio de alimentación y aseo, pero esto se convierte en un paseo más que en un encuentro cristiano.

3.       SIN MENTIRAS: Hacer que un grupo de jóvenes de colegio, universitarios o incluso adultos, asistan a un campamento católico, cuenta con el obstáculo del miedo. Los participantes tienen miedo de ir a un encuentro donde no sabe qué va a encontrar, o peor aún donde cree que todo serán rezos y silencio, ya que nuestra iglesia tiene la mal ganada fama de aburrida. Así que muchas veces los grupos pastorales optan por disfrazar la misión y ponerlo como paseo, campamento aventura o campamento laico. Lógicamente al momento de llegar a la actividad los jóvenes entran en shock por la mentira, se sienten desilusionados y se opondrán a toda actividad. En anawim hemos aprendido que es mejor ser sincero con el joven: te invitamos a un campamento católico, donde encontraras momentos de oración, reflexión, competencias, recreación, servicio, fogatas, piscina, caminata, siempre en presencia de Jesús. Así no metimos, le decimos lo que haremos y lo que le llama la atención al joven. El campamento debe hacerse atractivo para todos, ser moderno y vinculando todas las dimensiones humanas. Muchos grupos hacen retiros espirituales, formación de líderes y otro tipo de actividades, pero un campamento es para fortalecer nuestra dimensión comunitaria, acercar a los participantes a Jesús sin agobiarlos. No se trata de una actividad para católicos con trayectoria, es más una evangelización para salir al encuentro de quienes aún no ven claro a Jesús en sus vidas.

4.       A CADA UNO SEGÚN SUS TALENTOS.  En los campamentos de Anawim participan muchas personas y muy diferentes. Algunos con mucha experiencia en la vida de iglesia, otros que apenas tienen curiosidad, y muchos incluso que no han recibido el primer anuncio. Por eso en el campamento deben existir momentos diferentes, sin necesidad de repartir el grupo, en donde cada quien pueda recibir algo para su vida. Aquí es donde está la importancia de la catolicidad y reconocer que el proceso del otro es tan importante como el mío, y que no todos estamos llamados al mismo camino y en los mismos tiempos. También tratamos de hacer al menos una actividad separando por edades o procesos, pero el campamento completo busca poder brindar algo a cada uno en su recorrido. Por eso es común que no todas las actividades o momentos de oración sean igualmente significativos para todos, siempre habrá uno que se acerque más a mi vida y tiempo.

5.       ADULTOS SI, PRIVILEGIOS NO.  Desde el inicio Anawim ha permitido la presencia de adultos en los campamentos y cada día vienen más. primero porque la presencia de los adultos es muy importante como testimonio y responsabilidad espiritual y legal cuando se trabaja con jóvenes; pero también porque para servir como misioneros no existe edad ni para llevar ni para recibir la palabra. Sin embargo vivimos en un mundo acostumbrado a menospreciar al joven y con frecuencia en las parroquias y grupos los jóvenes ocupan un segundo lugar, dando prioridad y privilegios a los adultos. Basta mirar en una actividad quienes se encargan de los talleres, la teoría y la oración (adultos) y quienes se encargan por el contrario de los juegos, el aseo, el salón, las sillas (jóvenes). Por eso en anawim equilibramos las cargas y buscamos que adultos y jóvenes trabajen en equipo (como Josué y Moisés) y compartan tanto los cargos de coordinación, talleristas y encargados de las oraciones; como también las tareas de aseo y cocina. No existen normas para adultos y otras para jóvenes, todos venimos en igualdad de condiciones al campamento.

6.       BRAZOS ABIERTOS: Los coordinadores e integrantes de Anawim comparten en igualdad de condiciones con los participantes y saben que más importante que la teoría de los talleres formativos, es la disposición y apertura de corazón. Se busca integrar a  cada participante con el grupo, escucharlos, responder sus dudas y brindarle confianza para participar en las actividades. Su primer encuentro con Jesús es a través de las personas que ya lo vivieron.

7.       CAMINANDO CON ELLOS: Si algo nos enseña Jesús en el pasaje de Emaús es que el primer trabajo de la evangelización es caminar con los hombres, acompañarlos en su vida. Por eso las diversas actividades del campamento deben tener relación con su vida diaria, la música, las fotografías y video, los ejemplos de vida. No se trata como muchos creen de sacarlos del mundo, sino de hacerles ver que aun en ese mundo de tecnología, problemas, noviazgo, miedos, televisión entre otras cosas, allí esta Jesús. Por eso es normal que en medio del campamento se les pida grabar un cortometraje con sus celulares, bailar, hacer aeróbicos, simular programas de televisión. Y también en cuanto a temáticas incluimos talleres de sexualidad proyecto de vida, resiliencia y todo lo que abarca la realidad humana.

8.       CREATIVIDAD: Cuando las personas ven un taller terminado, con dinámicas, motivación, actividades y charla, tienden a verlo como lógico, obvio y sencillo. Sin embargo no es así. Diseñar un taller que sea creativo, agradable, original es muy complicado. Más cuando ya van 76 campamentos cada uno con al menos 6 talleres, pareciera imposible inventar cosas nuevas. Pero allí es donde el trabajo de equipo, interdisciplinar e intergeneracional permite que en una lluvia de ideas se generen actividades que parecieran locas, pero que resultan entretenidas, originales y edificantes. Solo por comentar algunas de las actividades de los últimos campamentos: creamos un mural Facebook de Jesús, hicimos una película de zombis relacionándolo con nuestra sociedad, buscamos el tesoro del evangelio en un campamento pirata, un juego de quidish en el campamento de Harry Potter, la búsqueda de las esferas del dragón relacionándolo con valores evangélicos etc. La creatividad aumenta cuando el dinero disminuye y tenemos que recrear todas estas cosas con un presupuesto mínimo.

9.       ANUNCIAMOS EL AMOR: Cuando se trata de jóvenes los católicos muchas veces nos dedicamos a advertirles de sus malas acciones, de los peligros del mundo. Dedicamos largas charlas a decirles que son malos y que el mundo es malo, lo que es el pecado. Pero como Anawim y según la guía de nuestros pontífices desde Juan Pablo II,  se nos insiste en predicar el amor, el perdón, en ver la bondad en las acciones del mundo, y así sembramos amor y no resentimiento.  Todas las actividades y reflexiones del campamento están distintas para ver la vida positivamente, motivando a seguir a Jesús.

10.   MISION: El campamento no tiene un fin en sí mismo, no termina cuando recogemos las carpas. Se busca a través de las actividades y en un taller final, proyectar lo aprendido a acciones específicas en los meses futuros y a la aplicación de lo aprendido en la vida misma. No puede ser solo un escape de la rutina y los problemas, aunque muchos llegan al campamento como si fuera un refugio de la vida. El campamento debe ser para reflexionar la vida propia y para salir con más fuerzas a vivir de acuerdo a las enseñanzas de Jesús. 

Por todo esto un campamento católico es una aventura en sí mismo y nos ayuda a los coordinadores y participantes a comprender el amor y el servicio. ¿Nos quieres acompañar?  Aún hay sitio en nuestra carpa

PEDRO A. CUCUNUBO SANTOS

DIRECTOR FUNDACION ANAWIM

arkangelpacs@hotmail.com

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    PEDRO (lunes, 20 abril 2015 12:05)

    DÉJANOS TUS COMENTARIOS